El secreto de un corazón amoroso: La gratitud

June 19, 2021   /   Brian T. Anderson   /   Vineyard Church North Phoenix

Todo lo que necesitas es amor
El secreto de un corazón amoroso: La gratitud

I. Introducción

A. Lucas 7:36-50 (NTV) 36Uno de los fariseos invitó a Jesús a cenar, así que Jesús fue a su casa y se sentó a comer. 37 Cuando cierta mujer de mala vida que vivía en la ciudad se enteró de que Jesús estaba comiendo allí, llevó un hermoso frasco de alabastro lleno de un costoso perfume. 38 Llorando, se arrodilló detrás de él a sus pies. Sus lágrimas cayeron sobre los pies de Jesús, y ella los secó con sus cabellos. No cesaba de besarle los pies y les ponía perfume. 39 Cuando el fariseo que lo había invitado vio esto, dijo para sí: “Si este hombre fuera profeta, sabría qué tipo de mujer lo está tocando. ¡Es una pecadora!”. 40 Entonces Jesús respondió a los pensamientos del fariseo: —Simón—le dijo—, tengo algo que decirte. —Adelante, Maestro—respondió Simón. 41 Entonces Jesús le contó la siguiente historia: —Un hombre prestó dinero a dos personas, quinientas piezas de plata a una y cincuenta piezas a la otra. 42 Sin embargo, ninguna de las dos pudo devolver el dinero, así que el hombre perdonó amablemente a ambas y les canceló la deuda. ¿Quién crees que lo amó más? 43 Simón contestó: —Supongo que la persona a quien le perdonó la deuda más grande. —Correcto—dijo Jesús. 44 Luego se volvió a la mujer y le dijo a Simón: —Mira a esta mujer que está arrodillada aquí. Cuando entré en tu casa, no me ofreciste agua para lavarme el polvo de los pies, pero ella los lavó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos. 45 Tú no me saludaste con un beso, pero ella, desde el momento en que entré, no ha dejado de besarme los pies. 46 Tú no tuviste la cortesía de ungir mi cabeza con aceite de oliva, pero ella ha ungido mis pies con un perfume exquisito. 47 Te digo que sus pecados—que son muchos—han sido perdonados, por eso ella me demostró tanto amor; pero una persona a quien se le perdona poco demuestra poco amor. 48 Entonces Jesús le dijo a la mujer: “Tus pecados son perdonados”. 49 Los hombres que estaban sentados a la mesa se decían entre sí: “¿Quién es este hombre que anda perdonando pecados?” 50 Y Jesús le dijo a la mujer: “Tu fe te ha salvado; ve en paz.”

II. Conclusión

 

DID YOU KNOW? Double click a sentence in your note above to highlight it or add your own note below it.

Save PDF Locally

Click to save a copy of the filled-in notes to a PDF file on your device

Save PDF to Google Drive

Click to save a copy of the filled-in notes to a PDF file on your Google Drive account

(For Apple devices, use Chrome browser or go to SETTINGS>SAFARI and uncheck BLOCK POPUPS.)

x